10 Cosas que debe hacer (y que no) un médico interno de pregrado

/
17 junio, 2021

En este artículo te traemos algunos consejos útiles al momento de empezar tu periodo de internado en un hospital.

Es momento de poner en práctica todo lo aprendido en la universidad, es momento de saltar al ruedo; llegan los días en los que pasarás más tiempo en el hospital que en casa, en donde conocerás tu segunda familia, en donde enfrentarás una parte de lo que será el resto de tu vida.

Aunque la medicina cambie y los avances tecnológicos generen nuevas tendencias, el principio de esta noble profesión siempre será el mismo: velar por el enfermo y la vida. Y bajo ese precepto, tenemos que encontrar maneras de hacerlo lo mejor posible.

Estas son algunas pautas que no querrás olvidar durante esta época de tu carrera:

  1. Presentarse: no es una cuestión de medicina, es una cuestión de educación básica.

Los pacientes están atravesando un momento de estrés, seguramente de dolor y ansiedad, por lo cual no hay nada más molesto o que genere miedo, que alguien venga a realizarte un procedimiento incómodo o doloroso y que ni si quiera te diga cómo se llama.

  1. Por favor y gracias:

Decir por favor y gracias es parte de sentirse miembro de un equipo que bajo el marco del respeto interactúa con normas básicas de convivencia.

  1. Nunca diga a mí no me toca:

Sería demasiado triste perder una vida por que el médico que estaba ahí, no le tocaba tal o cual paciente. ¿será un pretexto valido? ¿es suficiente excusa para que alguien se quede viudo, huérfano o invalido? 

  1. Trabajo en equipo:

Piensa en tus necesidades y en las de los demás de tal manera que se logre una relación armoniosa.

La empatía es una de las claves para que un grupo de personas funcione bien como equipo.

  1. Pide permiso o avisa:
  • Doctor, ¿ahora puedo ir a bañarme? Fíjese que la guardia estuvo pesada.
  • Doctor ¿puedo ir a comer? Ya acabé los pendientes y no hay nada grave.
  • Doctor mi familiar está enfermo ¿puedo faltar mañana o llegar tarde ?

A veces suponemos que las personas con las que trabajamos son inaccesibles o poco comprensivas, pero en realidad la dinámica puede funcionar mejor si la comunicación es clara.

  1. Expresar lo que no pudiste o no sabes cómo hacer:

Doctor, no puedo poner la sonda, o enfermera no puedo sacar la muestra ¿me ayuda? Y después, doctor no me dio tiempo de hacer o pedir la TAC, la puedo dejar de pendiente… Es mejor eso a la actitud de un interno irresponsable que no le dijo a alguien que las enzimas cardiacas, la BH para la transfusión, la TAC del edema cerebral, no las pidió o no las hizo y así, sin saber, se va.

Tampoco es conveniente improvisar en algo que no sabes, pues al final estás frente a la salud de una persona; si desconoces algo díselo a tu superior e intenta investigar para que no te quedes con ese vacío.

7. Intenta investigar por tu cuenta:

El reconocer que aún te falta mucho por aprender será mejor la herramienta para que mañana seas un(a) mejor profesional. A pesar del cansancio no dejes de investigar y leer por tu propia cuenta para llenar vacíos de temas que no conozcas a profundidad. Empieza a familiarizarte con el término “un médico estudia toda la vida”, ya que si tienes esto como un hábito te mantendrás siempre a la vanguardia con los rápidos avances del campo de la medicina.

8. Anota los pendientes

Así de simple; lleva contigo siempre una libreta o algo donde puedas anotar absolutamente todos los pendientes, nuestra memoria puede ser frágil y un olvido puede significar mucho en un ámbito hospitalario.

9. Aprende los nombres de las enfermeras, médicos y demás miembros del equipo

El llamarlos por su nombre, los motivará a que recuerden el tuyo y te soliciten y te busquen con más facilidad.

10. Usa siempre vestimenta y zapatos cómodos para tu jornada laboral

Es sumamente importante que durante tu jornada te sientas cómodo, recuerda que te moverás mucho, tendrás momentos de alta tensión y una serie de imprevistos. Hoy en día existen uniformes médicos extremadamente cómodos y funcionales, además para las noches frías recuerda equiparte con underscrubs que te permitan transcurrir la jornada nocturna cómodamente.

Otro punto importante son los zapatos médicos, recuerda que deben ser antideslizantes para líquidos y aceites y sobretodo deben ser extremadamente cómodos. Si vas a permanecer mucho tiempo de pie, recuerda usar medias de compresión.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Entérate de los nuevos productos
que nos llegan pronto

suscríbete ahora a nuestra web

A %d blogueros les gusta esto: